Esta revista mantiene un embargo de 2 años respecto a la edición en papel.

Javier Otaduy e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Javier Otaduy e-mail(Inicie sesión)

Resumen

1112
El capítulo octavo de la Ex. Ap. Amoris Laetitia ha suscitado reacciones diversas, a veces encontradas. No puede decirse que el documento pontificio haya admitido a la comunión eucarística a los divorciados que se encuentran en nueva unión. La comprensión del capítulo octavo exige una cuidadosa interpretación in altum (integral y en profundidad). El objeto de la misericordia no es sólo el sufrimiento, sino ante todo la situación de pecado; y el sujeto de la misericordia no es sólo el que tiene miserias actuales sino también el sometido a la potencial fragilidad y miseria futura. La misericordia induce a aplicar las normas morales y jurídicas sin crueldad alguna, pero no a ignorarlas. El matrimonio no admite extensiones analógicas indiscriminadas porque no es un modelo meramente ideal. En el caso de las llamadas situaciones irregulares el acceso a la Eucaristía exige siempre la disposición de un cambio de vida.

Palabras clave

Justicia, Misericordia, Situación irregular, Comunión eucarística, Ex. Ap. Amoris Laetitia

Métricas





Search GoogleScholar


Detalles

Detalles del artículo

Sección
Otros estudios
Biografía del autor/a

Javier Otaduy, Universidad de Navarra. Facultad de Derecho Canónico

31009 Pamplona Navarra