Esta revista mantiene un embargo de 1 año respecto a la edición en papel.

Alberto Hidalgo Cerezo e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Alberto Hidalgo Cerezo e-mail(Inicie sesión)

Resumen

1143
En materia de intimidad y protección de datos relativos a la salud del paciente, el Tribunal Supremo venía manteniendo una sólida línea jurisprudencial, en la cual se reflejaba de forma clara la exigencia a los profesionales sanitarios en la salvaguarda del secreto profesional y la protección de los datos del paciente. Resulta llamativa la sentencia de análisis, de 10 de enero de 2018 de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, por rebajar la condena a una enfermera que accedió sistemáticamente desde 2011 hasta 2015 a la historia clínica de su ex yerno y su nueva pareja. Para ello, el Alto Tribunal concede relevancia al hecho de que la condenada manifestó reiteradamente actuar en defensa de sus nietos, de donde infiere que se encontraba en un estado de obcecación. Esta consideración podría abrir una vía, tal vez poco afortunada, al acceso indebido de los profesionales a los datos sanitarios de ex parientes e incluso de terceras personas, prevaliéndose de su condición, sin que se tenga en cuenta no solo la gravedad de la vulneración del derecho a la intimidad del paciente, sino que el autor de tal agresión es además un profesional que conoce perfectamente la gravedad de la misma.

Palabras clave

secreto médico, intimidad, protección de datos, atenuantes, interés superior del menor

Métricas





Search GoogleScholar


Detalles

Detalles del artículo

Sección
Artículos