Esta revista mantiene un embargo de 1 año respecto a la edición en papel.

Carlos Labarta e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Carlos Labarta e-mail(Inicie sesión)

Resumen

29
Es preciso recordar, en algún momento, arquitecturas periféricas con el fin de provocar discursos paralelos a los que la crítica y la academia no llegan. Para ello hemos escogido la anónima arquitectura de José Romero, resultado de una meditada y honesta coherencia entre pensamiento y acción. Heredera, en su primera época, del clasicismo contenido en posturas racionalistas de la década de los cincuenta la arquitectura de Romero evoluciona hacia posiciones de mayor abstracción y compromiso con la herencia, dulcificada por lo local, de la arquitectura moderna. Su obra, no difundida, merece ser estudiada en profundidad por su firmeza, elegancia y capacidad de sugerencia. Un recorrido por la misma nos alerta de las virtudes espaciales, formales y constructivas de una arquitectura sincera. Sincera con sus clientes, con su compromiso, con su tiempo. Romero nos brinda la posibilidad cierta de considerar la integridad y el decoro personal como mejor camino para afrontar la arquitectura. Porque nos queda su obra. Pero también su actitud.

Métricas





Search GoogleScholar




Detalles

Detalles del artículo

Sección
Artículos