Esta revista mantiene un embargo de 1 año respecto a la edición en papel.

Mariano González Presencio e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Mariano González Presencio e-mail(Inicie sesión)

Resumen

52
La rehabilitación del arte del XVI, en la obra de autores como Dvöràk, Fiedlander o Hauser, presenta el manierismo como arte anticlásico; como expresión de las inquietudes de la época, de la personalidad dividida de los artistas; como un arte antirealista, antihumanista y antiintelectualista.
Giulio Romano ha representado para cierta crítica el paradigma de aquella interpretación del manierismo como arte en crisis. Sin embargo el examen de su arquitectura permite comprobar que ésta se mueve dentro de los márgenes del clasicismo; estira hasta el extremo, sin romperla, la cuerda de la arquitectura clásica y abre toda la gama del repertorio.
Giulio, por tanto, se permite la licencia, pero, a diferencia de Miguel Angel, no se propone reinventar los elementos arquitectónicos: la originalidad de sus composiciones deriva de la ampliación de los motivos traídos del antiguo. con una predilección por los menos frecuentados, por los detalles peregrinos, por las citas de anticuario. Lo suyo es, como se ha dicho, la búsqueda de una nueva y extravagante manera.

Métricas





Search GoogleScholar




Detalles

Detalles del artículo

Sección
Artículos