I. García-Bolao e-mail(Inicie sesión) , E. Alegría e-mail(Inicie sesión) , I. Iglesias e-mail(Inicie sesión) , S. Velasco e-mail(Inicie sesión) , P. Alzamora e-mail(Inicie sesión) , M. L. Fidalgo e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

I. García-Bolao e-mail(Inicie sesión)
E. Alegría e-mail(Inicie sesión)
I. Iglesias e-mail(Inicie sesión)
S. Velasco e-mail(Inicie sesión)
P. Alzamora e-mail(Inicie sesión)
M. L. Fidalgo e-mail(Inicie sesión)

Resumen

100
El consumo de la píldora  anticonceptiva incrementa entre 2 y 4  veces la incidencia de infarto agudo  de miocardio. Los estudios que tratan  de determinar la razón de este  incremento son muchos y con  resultados contradictorios. Los  mecanismos fisiopatológicos  implicados pueden resumirse en dos  grandes grupos: a) modificación de  los factores de riesgo aterógeno: los  anticonceptivos alteran el perfil  lipídico y aumentan la incidencia de  hipertensión arterial e intolerancia  hidrocarbonada; es decir, acelerarían  el proceso de aterosclerosis;  b) trastornos de la coagulación:  aumenta la adhesividad y  agregabilidad plaquetar, el factor VII  y el fibrinógeno; por lo tanto,  aumentan la trombogenicidad.  

En el presente frabajo se detallan  estos aspectos y se revisan los  múltiples aspectos conflictivos de la  relación entre anticonceptivos orales  y cardiopatía isquémica.  

Palabras clave

  

Métricas





Search GoogleScholar


Detalles

Detalles del artículo

Sección
Formación continuada