Esta revista mantiene un embargo de 3 años respecto a la edición en papel.

Miguel Ángel Tábet e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Miguel Ángel Tábet e-mail(Inicie sesión)

Resumen

27
La revelación inicial de Dios fue recibida en la Iglesia desde Israel, de quien recibió también los libros que configuran el Antiguo Testamento. A estos libros la Iglesia ha asociado inseparablemente otros escritos inspirados realizados en su seno, expresión de su fe en Jesús, el Cristo, el Hijo de Dios, mediador y plenitud de toda la revelación. Para el cristiano en la Iglesia, la interpretación de los textos del Antiguo Testamento tiene por eso un preciso horizonte referencial: el de la salvación en Jesucristo. Su convicción estriba en que «es una misma Palabra de Dios la que se extiende en todas las Escrituras, un mismo Verbo el que resuena en la boca de todos los escritores sagrados, el que, siendo al comienzo Dios junto a Dios, no necesita sílabas porque no está sometido al tiempo» (San Agustín).

Palabras clave

Revelación, Escritura, Jesucristo

Métricas





Search GoogleScholar




Detalles

Detalles del artículo

Sección
Estudios
Biografía del autor/a

Miguel Ángel Tábet, Pontificia Università della Santa Croce.

Roma