José T. Martín-de-Agar e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

José T. Martín-de-Agar e-mail(Inicie sesión)

Resumen

88
Las relaciones Iglesia-Estado se rigen por el principio de libertad de la Iglesia para cumplir su misión de predicar el Evangelio y confrontar con él cualquier doctrina o situación. Se sigue que el llamado dualismo cristiano nace de la esencia misma de la Iglesia, Pueblo de Dios distinto de los reinos terrenales. En la historia de esas relaciones, junto a elementos coyunturales se descubren constantes. Una de ellas es que, en cada época, la figura político jurídica de la Iglesia está determinada por la eclesiología pero también por la configuración política de la sociedad civil. La Iglesia se presenta al mundo, en buena medida, según el mundo se le presenta a ella. Otra constante es la 'ratio peccati', el título sobre el que la Iglesia funda su derecho y deber de intervenir en los asuntos temporales. En el tiempo cambian el modo, la extensión y consecuencias de esa intervención, pero el fundamento es siempre el mismo, desde la 'Novit ille' (1204) hasta el c.1401. El liberalismo político impone un cambio radical en las relaciones Iglesia-Estado pues requiere que se guíen por principios de orden racional natural y no de orden revelado. Un laborioso proceso ha conducido a centrarlas en el servicio a la persona y en los derechos que su dignidad comporta, principalmente la libertad religiosa. El cambio de perspectiva que ha supuesto la acogida en el magisterio de la libertad religiosa, no ha sido todavía asimilado por todos.

Palabras clave

Dualismo cristiano, Ratio peccati, Libertas Ecclesiae

Métricas





Search GoogleScholar


Detalles

Detalles del artículo

Sección
Homenaje al profesor Eloy Tejero