Esta revista mantiene un embargo de 1 año respecto a la edición en papel.

Fernando Simón e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Fernando Simón e-mail(Inicie sesión)

Resumen

101
Este artículo trata de examinar críticamente los pasos seguidos por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos hacia el reconocimiento de un derecho a la calidad de vida ambiental. En Estrasburgo, el verdadero motor del reconocimiento de obligaciones protectoras relacionadas con la contaminación ambiental ha sido, sin lugar a dudas, la interpretación “dinámica” o “evolutiva” del artículo 8.1 del Convenio. A favor de esta interpretación ha jugado un importante papel la amplitud del concepto de “vida privada”, que puede concebirse como el derecho “a desarrollar una vida privada normal”. El autor subraya que la creación pretoriana de un derecho a la calidad de vida ambiental ha venido a establecer judicialmente lo que fue rechazado años antes como Proyecto de Protocolo, algo que pone en tela de juicio su legitimidad. Una decisión normativa libremente ratificada por los Estados habría sido, evidentemente, una vía más apropiada para la creación de este nuevo derecho.

Palabras clave

Derechos fundamentales, derechos individuales, Tribunal Europeo de Derechos Humanos, protección del medio ambiente, bienes colectivos, Constitución, calidad de vida

Métricas





Search GoogleScholar


Detalles

Detalles del artículo

Sección
Monográfico. Europa y los Derechos Humanos
Biografía del autor/a

Fernando Simón

31009 Pamplona (Navarra)