Esta revista mantiene un embargo de 1 año respecto a la edición en papel.

Carpintero Benítez, Francisco e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Carpintero Benítez, Francisco e-mail(Inicie sesión)

Resumen

888
La noción de dignidad personal fue desarrollada ampliamente en la Baja Edad Media. El trabajo de los autores de la Edad Moderna consistió en hacer más operativa esa herencia. La dignidad vino de la mano de la noción de persona que es un ser de naturaleza racional caracterizado por su incomunicabilidad y su dignidad. Los nominalistas (Duns, Ockham, Gerson, Conrado o Biel) hicieron, a lo largo de los siglos XIV y XV, un uso algo abusivo de la persona en el derecho y en comparación con ellos, el de Aquino aparece como menos ‘personalista’. Sucede que Tomás de Aquino posee una formación jurisprudencial superior a los de estos otros autores y no considera procedente resolver un problema alegando la qualitas personalis cuando ese tema puede ser decidido con los instrumentos propios del derecho. Además (y ésta sería una aclaración valiosa) él no contempla a la persona –con su conciencia y consciencia- como un ser aislado, sino que describe ambas realidades como Cum alio scientia: el hombre se forma en su propio ser y existir cum aliis. En cualquier caso, la noción del ser humano con la igual dignidad inherente a todo ser racional, ya está plenamente presente en Aquino. Pero está presente en un modo que podríamos llamar ‘jurisprudencial’, al modo de los juristas más clásicos. Seguramente D. Álvaro d’Ors estaría muy de acuerdo con esta forma de presentar la personalidad en el derecho.

Palabras clave

dignidad, persona, racionalidad, incomunicabilidad, sociabilidad

Métricas





Search GoogleScholar


Detalles

Detalles del artículo

Sección
Artículos
Biografía del autor/a

Francisco Carpintero Benítez, Universidad de Cádiz. Campus de Jerez. Avda. de la Universidad, 4, Jerez de la Frontera (España)

11406