Esta revista mantiene un embargo de 1 año respecto a la edición en papel.

Solaguren-Beascoa, Félix e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Solaguren-Beascoa, Félix e-mail(Inicie sesión)

Resumen

396
Tras la Segunda Guerra Mundial, el mundo de la Arquitectura comenzó a utilizar sistemáticamente los recursos producidos por la industria. Las circunstancias bélicas explotaron sus posibilidades para posteriormente valerse de ellas como reto de futuro. La experimentación con nuevas técnicas, la seriación y, lo que es más importante, la sistematización productiva fomentó la aparición y uso de nuevos materiales en el mundo de la construcción, algo que permitió su evolución estética y proyectual. Un interesante ejemplo es analizar el desarrollo de la relación estructura-fachada en los edificios en altura gracias a los recursos ofrecidos por la industria. Primero siendo un mismo elemento para posteriormente segregarse en dos claramente diferenciados. Pero para alcanzar la auténtica planta libre será necesaria de nuevo su coexistencia en una relación diferente. En una escala menor encontramos esa relación entre proyecto e industria en las “ Case Study Houses” de la costa oeste de Estados Unidos, o en la desaparecida vivienda que Gordon Bunshaft se construye en 1963 en East Hampton, New York. Arne Jacobsen también se convirtió, ya a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, en un defensor a ultranza de los sistemas prefabricados ofrecidos por la industria danesa y los utilizó en diferentes proyectos. La industria militar también resultó ser un revulsivo en el campo del diseño. El contrachapado de madera fue utilizado por primera vez a mediados del S. XIX como un elemento específico de la construcción. Posteriormente, aprovechando su cualidad de ser doblado, se utilizó en muebles y en objetos del hogar. Más tarde y con la aplicación de calor, fue moldeado. Dicha experiencia se formalizó definitivamente después del conflicto mundial y se aplicó a un nuevo tipo de asiento. En 1952 Arne Jacobsen lo utilizó en el diseño de la silla “ hormiga” abaratando costes y adaptándose a la producción en serie. Era el objeto mínimo, el esencial: solo músculo y huesos.

Palabras clave

Dinamarca, Arne Jacobsen, Edificio Jespersen, Ayuntamiento de Rødovre, Silla hormiga, Forma, Estructura

Métricas





Search GoogleScholar




Detalles

Detalles del artículo

Sección
Artículos
Biografía del autor/a

Félix Solaguren-Beascoa, ETSAB/UPC.