María del Pilar Martínez-Costa-Pérez e-mail(Login required)

Main Article Content

Authors

María del Pilar Martínez-Costa-Pérez e-mail(Login required)

Abstract

106
La radiodifusión de servicio público nació de la convicción de que un recurso nacional escaso, como el espectro de frecuencias electromagnéticas, debía ser de titularidad estatal y empleado en interés del público. Esta escasez inicial de frecuencias justificó el establecimiento de los monopolios públicos de radiodifusión en Europa: organismos autorizados por el Estado que, en algunos casos, formaban parte de la estructura del Gobierno de turno y que, en otros, eran corporaciones de Derecho Público con autonomía económica e independencia política.

References

Cfr. BRIGGS, Asa: "The History of the Broadcasting in the United Kingdom", en The Birth of the Broadcasting, vol. I, Oxford, 1961, págs. 235-239 y LEWIS, Peter M. y BOOTH, Jerry: El medio invisible. Radio pública, privada, comercial y comunitaria, Barcelona, 1992, pág. 91.

Citado en BRIGGS, Asa: cit., pág. 238.

Cfr. DEBBASCH, Charles (dir.): Radio et televisión en Europe, París, 1985, pág. 14.

El Plan Europeo para la radiodifusión sonora en FM, firmado en Ginebra en 1984, contemplaba la ampliación de la banda de frecuencias destinada a la FM, de los 100 a los 108 MHz. Con ello se planificaban más de 50.000 nuevas emisoras para toda Europa en la banda de 83.5 a los 108 MHz y se quintuplicaba el número de emisoras que contenía el primer plan elaborado en Estocolmo en 1961. Esta ampliación del espectro fue posible gracias al ensanche de la banda asignada y a la sustancial mejora de los métodos de planificación y de los sistemas de trasmisión. Actualmente se estudia un nuevo ensanchamiento de la banda de FM de 83.5 a 76 MHz.

BLUMLER, Jay G.: Televisión e interés público, Bosch, Barcelona, 1993, pág. 11.

La ley sobre radios regionales y locales fue votada por el Consejo Nacional austriaco el 9 de julio de 1993 (BGB1, 506/1993). Por esta ley se crea un organismo de control de la radiodifusión regional, se permite una participación de hasta un 26% a empresas editoras de prensa y se limita la difusión de publicidad a un 15% del tiempo de trasmisión que, en cualquier caso, no puede superar los 90 minutos por día. Esta legislación ha suscitado un intenso debate público entre periodistas e investigadores de la comunicación, fundamentalmente porque no prevé ninguna reglamentación para las estaciones de radio no comerciales, cfr. TRAPPEL, Josef: "La radiodifusión en Austriche: les ébauches d'un avenir double face", en Le Bulletin de l'Instirut Européen de la Cornmunication (EIM) 3 1993, pág.18.

LONSMANN, Leif: “L’évolution de la radio: trois révolution”, en Pragnell, Anthony (ed.): L’ou- verture des médias en Europe 1983-1993, European Institute for the Media, Düsseldorf, 1993, pág. 23.

Cfr. Faus Belau, Angel: La radio: introducción a un medio desconocido, Madrid, 1981, pág.105.

Cfr. ISSEPI, Franco: “Mitos, realidades y posibilidades de la descentralización televisiva, en RICHERI, Giuseppe (ed.), La televisión: entre servicio público y negocio. Estudios sobre la transformación televisiva en Europa Occidental, Barcelona, 1983, págs. 211-212.

Cfr. WANGERMÉE, Robert: "L'èvolution de la radiodiffusion et l'avenir de la l'UER", en Revue de la UER 2, 1982, págs. 15-16.

Hay que señalar que la discusión sobre la estructura, funcionamiento, fines, independencia y financiación de la BBC es un tema permanente en su historia. La renovación de la licencia de funcionamiento de la BBC se produce periódicamente cada diez o quince anos. Al renovarse esta licencia, es decir los términos y condiciones sobre los que debe funcionar la Corporación, el debate público entre los defensores del monopolio y los partidarios de la concurrencia se ha reproducido cíclicamente en la historia de la BBC. Esta licencia es un documento más habilitador que reglamentador y no ha sufrido grandes modificaciones en las últimas renovaciones.

Cfr. TASCA, Catherine (et al.): Rapport du Gouvernement au Parlament sur l'avenir du secteur public auidovisuel, ses missions et ses moyens, Paris, 1989. Con anterioridad a este informe hubo otras reflexiones sobre el sector público audiovisual en Francia, como los informes Moinot de 1981, Bredin en 1985, L'cat en 1987 y Péricard en 1988.

Cfr. GONZÁLEZ MARTIN, Juan Antonio: "Publicidad y cultura de masas", en A.A.V.V., Rencontre de Torremolinos 1985. Radio y publicidad, Madrid, 1985, pág. 156.

Cfr. MILANO, Emmanuele: "Entre la logique commerciale et les impératifis du service public", en Revue de la UER 4, 1989, págs. 10-14.

De hecho, las comisiones de estudio sobre el futuro de la radiodifusión británica posteriores a la Segunda Guerra Mundial – Pilkington (1962), Annan (1977) y Peacock (1986) – destacaron claramente que el sistema del canon constituía la mejor forma de financiar la BBC.

Según estimaciones de la propia BBC, en el año 2000, el canon continuara representando el mismo nivel de ingresos para el sector audiovisual que en 1992, alrededor de 1.500 millones de libras.

SCHARF, Albert: "Nouvelles techniques de radiodiffusion et problémes économiques", en Revue de l'UER 1, 1984, pág. 13.

Cfr. SCHARF, Albert: lbid, págs. 14-15. A este respecto puede destacarse la tarea realizada por el Institut für Rundfunk Technick, órgano conjunto de la ADR y la ZDF alemanas, en el ámbito de la investigación, experimentación y formación de personal en nuevas tecnologías aplicadas a la radiodifusión.

SCHARF, Albert: Op. cit., pág. l4.

Cfr. LONSMANN, Leif: “L´évolution de la radio: trois révolutions”, en PRAGNELL, Anthony: Op. cit., pág. 30.

Wedell y Crookes apuntan que el Consejo de Europa y la Comunidad Europea (ahora Unión Europea) no consederan a la radio como parte fundamental de sus actividades de coordinación de las reglamentaciones nacionales de radiodifusión. Señalan como posibles causas que: a) estas instituciones perciben a la radio como menos importante o como sólo relevante para la política interna de los Estados; b) los problemas de la televisión son más graves mientras que la radio en Europa cuentan con mayor estabilidad; y c) por intereses políticos nacionales, la radio ha podido estar fuera de la agenda paneuropea. Cfr. WEDELL, George y CROOKES, Philip: Radio 2000. Les ves ouvertes en Europe aux radios publiques et Londres, 1991, pág. 83.

Bajo los auspicios de la UER, Euroradio comenzó a emitir en septiembre de 1993. Se trata de Euroradio comenzó a emitir en septiembre de 1993. Se trata de un servicio de programas de radio para los miembros de la UER que se transmite por satélite hasta las estaciones terrestres. Su contenido es fundamentalmente musical. Retransmite alrededor de 1.400 conciertos al ano, 85% de los cuales son de música clásica. Utiliza la estructura ya establecida por Eurovisión. Cfr. Espace EBU/UER 20 (VII-1993), pág. 4.

Cfr. DUBOUIS, Louis: “La communauté européene, la radio et la televisión”, en DEBAS, Charles (dir.): Op. cit., págs. 315-325, que menciona concretamente los diferentes proyectos DBS desarrollados por el consorcio franco-alemán, la Sociedad Europea de Satélites gestora del satélite luxemburgués Astra, la Agencia Espacial Europea, la Unión Europea de Radiodifusión y el sistema Eutelsat.

PAWLEY, Edward: "Dans un miroir, obscurément: l'évolution technique et ses repércussions en radiodiffusion", en Revue de l'UER 3, 1973, pág. 14.

Mayor dificultad han encontrado otros equipos digitales para su incorporación al mercado de la radiodifusión. Es el caso del cassete portátil que, a pesar de sus indiscutibles ventajas para grabaciones de efectos o para la elaboración de reportajes, ha encontrado la resistencia de los reporteros, acostumbrados a la comodidad y reducido costo del cassete analógico de bolsillo. El primer cassete digital portátil de la casa SONY salió al mercado a finales de 1987 pero su incorporación a las redacciones radiofónicas es muy escaso. Las cartucheras digitales fueron lanzadas un año después, en 1988. Su introducción en el mundo profesional también es muy lenta debido a su elevado costo. No obstante, comienza a ser una necesidad en las emisoras musicales que utilizan ya otros sistemas digitales y en los que resulta inaceptable para los anunciantes los saltos de calidad que se producen en las pausas publicitarias.

Cfr. PAWLEY, Edward: Op. cit., pág. 18.

Cfr. Espace EBU/UER 3, pág. 6.

PAWLEY, Edward: Op. cit., pág. 18 [29] Entrados los años ochenta, en la mayoría de los países europeos se procedió a la prohibición del simulcasting o duplicación de la emisión, exigiendo la programación diferenciada en las emisoras de OM y FM pertenecientes a la misma cadena.

La señal compuesta del espectro de FM puede contener un conjunto de señales subportadoras que pueden ser utilizadas con diferentes fines. Este programa suplementario es conocido como SCA y estuvo destinado inicialmente a música funcional. La utilización del ancho de banda de la FM para la emisión de otros servicios subsidiarios fue aprobado en 1955 en Estados Unidos por la FCC con el nombre de Subsidiary Communications Autorizations. La posibilidad de obtener otras subportadoras intercaladas en la banda base ha permitido otras aplicaciones informativas, entre las que se encuentra el RDS.

El sistema alemán ARI (Aurofahrer Rundfunk Information) fue acordado por el Comité Técnico de la UER en 1974. Es un sistema de información por radio, analógico – por lo tanto limitado – y compatible con el digital RDS. A partir de 1984, la ARD comenzó a transmitir experimentalmente con el sistema RDS. Cfr. KOPITZ, D.: "Radio Data System – from Specification to Practical Reality", en EBU Reuiew Technical 233, 1989.

El sistema se implanto en la red italiana de autopistas con la finalidad de transmitir un programa especial con informaciones para los automovilistas sobre el tráfico, las condiciones de las carreteras, las condiciones meteorológicas y cualquier otra información de interés para los conductores. Estos programas, denominados Viajar con seguridad, se encabalgaron a los programas informativos de RAI l y RAI 2.

Cfr. Comité Européen de Normalisation Eléctrotechnique/European Committee for Electrotechnical Standardization, Specification of the Radio Data System (RDS), European Standard nº 50.067, Bruselas abril de 1992. El estándar técnico americano tiene pequeñas variaciones con respecto al RDS europeo. Se denomina RBDS, fue lanzado en enero de 1993 y ya existen receptores en el mercado. Cfr. RAU, Michael: "The impact of the New Technologies on the Broadcasting", en The New Technologies Seminar, Madrid, febrero 1994, pág. 7.

Metrics





Search GoogleScholar


Details

Article Details

Section
Articles