Esta revista mantiene un embargo de 1 año respecto a la edición en papel.

Daniel Naegele e-mail(Inicie sesión)

Contenido principal del artículo

Autores/as

Daniel Naegele e-mail(Inicie sesión)

Resumen

83
La fotografía es una ‘imagen objetiva’, tanto una realidad como una representación. Su esencia es una ilusión. A lo largo de todo el siglo XX, la fotografía ha interpretado gradualmente la arquitectura como imagen. Al principio liberadora y luego ‘imagen’, despreció la autoridad del objeto arquitectónico, borrando su ‘aura’.
Al enfrentarse a este dilema y cautivado por su intencionada ambigüedad visual, Le Corbusier, el arquitecto de mayor influencia del siglo, unió el objeto y la representación. Aumentó la fotografía convirtiéndola en arquitectura y llevó su espacio —el espacio ilusorio de la representación— hasta un diálogo con el espacio de la realidad. Llegó a una nueva arquitectura de espacios de ilusionista, a una arquitectura ‘aparentemente auténtica’ que accedía al valor de culto —el aura— a través de la ilusión de los medios de exhibición.

Métricas





Search GoogleScholar




Detalles

Detalles del artículo

Sección
Artículos